lunes, 21 de junio de 2010

Cuentos


No es difícil encontrar puntos de explosión
cuando todo arde en pasión.
Con una noche que me conozcas bastará para sanarte.
Y tu mirada me hace ruborizar.
Que esta historia empiece ya.