lunes, 31 de mayo de 2010

Engaños


Tu segunda piel me pedía caricias infinitas.
Mis manos te conocen a la perfección.
Tus ojos me miraron con la verdad y
pude darte amor sin explicación.
Volví a ser yo sin muchas palabras, sin
hacer el momento más difícil.