domingo, 23 de noviembre de 2008

Fuego en el cielo


Los fantasmas del espejo han vuelto
a aparecer, distorcionaran mi vista.
Hombres y mujeres presentes..
¡Que cunda el pánico!
Que a continuacion presenciaran la
desaparición de una criatura engendrada por la vida.
Se ha disuelto la pastilla que encarcelaba
toda esta revolucion dentro de mi estomago.
Esta vez, cuando la soledad invada
me quedare en alguna cronica de aquella puta,
ya que puedo asesinar si voy en busca de
la salvación algun sentido.
Esta noche solo quedan esas orquideas
suicidas
que cazamos, sepultadas por un
monton de palabras producto de un eco.
Y se desvaneció el reflejo....

-¡Crece ya!-