viernes, 14 de noviembre de 2008

Recordatorios robados


Como cierto día, mes,
se pronuncia otro 2O de octubre.
Esta vez en la bruma de una
calma nocturna involuntaria.
Sólo queda una cosa por hacer,
y esa, no es irte a buscar..
Tengo un frío y una enfermedad que
te suspiro y te transpiro
hasta por los poros, ya sabes..
Para eso de no parecer un desvario.
Pareciera que estoy condenada.
.
.
.
.
-Y entonces.. ¿Por qué no se suicida?
-No, nadie rescataría mis recuerdos del olvido.